top nav spacer
You Are Here: Home » Art » México Corazón Sangrante (Un Poema de Olivia Donaji-De Pablo)

México Corazón Sangrante (Un Poema de Olivia Donaji-De Pablo)

México Corazón Sangrante (Un Poema de Olivia Donaji-De Pablo)

Ser valiente es mucho mas que alejarse de su patria…

—Olivia Donaji-De Pablo

“To be brave is much more to leave your own country….” is how this prose poem in Spanish by Olivia Donaji-De Pablo begins, an intimate reflection on the immense strength required of those who leave the country they grew up in. A sense of nostalgia pervades the text, a looking back at the poet’s old life in México, alongside the impossibility of ever really going back. Donaji-De Pablo also reflects on the costs of living in the United States, an imperial power that does not want her.

“México Corazón Sangrante” is a poem of resilience, reflecting something of what Gloria Anzaldúa calls the “Borderlands/La frontera.” La frontera is a hybrid space in which the US-Mexico border is the most obvious physical symbol, but it is also about geographies, histories, cultures, and voices that, although divided by the border, also precede and exceed it. So while “México Corazón Sangrante” looks back toward México with tenderness and at the United States with a critical eye, there is simultaneously the ghost of the US-México War hanging over the text—an imperial war of aggression and theft that haunts any consideration of la frontera and those who live, bravely, inside it.

Mexico Corazón Sangrante
Olivia Donaji-De Pablo 

Ser valiente es mucho mas que alejarse de su patria… ser valiente es regresar, y saber que no hay regreso en realidad… Es casi como entregar mi cuerpo azul a las olas benditas del pacifico y dejar que ellas se regocijen a mis costillas… aun cuando humedecen mis grandes alas… para impedirme volar…

Ser valiente es sentir el abrazo calido y el amor perenne de mi madre… su mirada digna y a veces casi feroz… y saber que es efimero… Ser valiente es tolerar los comentarios mordaces de quienes me creen intento de “gringa” y aculturada…

Ser valiente es tratar de no de olvidar lo inolvidable… my cultura y mi gente ignorando las criticas y las miradas de aquellos que resienten mi residencia…

Ser valiente es confrontar el pasado… y descifrarlo… inclusive gritarle a los fantasmas que habitan los recuerdos…. Aquellos que tratan de atemorizarme… y también confrontar a los ruidos… las puertas que se cierran por si solas… y los avistamientos sobrenaturales con los cuales crecí en casa de mi madre, en mi patria Mexico, y recordar que nosotros, los indios creemos en eso.

Pero hay otros fantasmas… aquí metidos en esta en esta casa multicolor… donde se respira historia hibrida de dolor y gozo… Un sauna improvisado me hace sudar… porque el calor del verano no me ha sofocado aquí en casa de Bella, sino que me ha purificado… me saca las toxinas imperialistas de la domesticación de la clase domínate en un país lejano que no es mío que no me pertenece pero en donde habito en un co-existencia casi masoquista.

De regreso de México me siento… en un limbo una vez más… por un lado el éxtasis de las emociones encontradas y detonadas por el maravilloso calor de hogar, la familia, México y su gente… comida grasienta deliciosa, crujiente…. El sabor de la victoria la cebada morelense… fresca, la sandia jugosa sin necesidad de sabores artificiales… el amor de la gente y su calor casi como el del sol…. El olor del azufre del balneario local agua hedionda,… que paradoja, apesta pero te purifica…

Me gusta caminar descalza por la casa donde sudor es latente…. sin superficialidad ni ataduras falsas, transparentes… y tener un bronceado legitimo… que viene del calor de la cobija del pobre, el señor sol…

Mi México, donde crecí… maravillosos legado de los dioses Aztecas… con su flora y su fauna y sus bellas montanas y mares… el calor del polvo de mi Cuautla con su olor a historia… en donde una vez mas escuche el sonido de los grillos –quienes se agrupaban en el portón de la casa– –como se estuvieran organizando una revolución– el canto de la rana, el aullido del perro… las campanadas de las iglesia… y el despertar mañanero del gallo….

Las paletas de hielo el señor de los globos… el silbido familiar oooooiiiiiuuuu…. Irreconocible! Los abrazos nocturnos y los besos cotidianos inclusive de gente que no conocía…. Hay mi México! como me haces falta… te extraño y te amo… hasta el infinito con un grito ahogado en nostalgias lejanas… y me sangra el alma con dolor que sabe a caldo….. y a tepache agrio… Corazón sangrante…

 

Olivia Donaji-De Pablo

Born in Mexico, migrated to USA in 1993, Olivia has been working for the last 12 years with non-profits raising awareness in the issue of sexual violence and immigrants’ rights. She is currently living in Austin, Texas. She is the co-founder of the Durango’s Ballet Folkloric, has done intensive community organizing and enjoys to promote social change through art. She loves traveling and meditating. She is a strong supporter of curanderismo and believes in any approach to life that would involve love and compassion.

See Donaji-De Pablo’s previous poem here.

Comments (1)

Leave a Comment

© 2012 Buddhist Peace Fellowship

Scroll to top